Herramientas Pedagógicas | Johnny Correa

 

Fecha: Octubre 4 a noviembre 7 de 2014 | Lugar: Galería Ateneo Porfirio Barba Jacob | Medellín, Colombia


Ver / Descargar : Plegable Exposición

Recuerdo como si fuera ayer aquellos días en mi niñez cuando la vida giraba en torno a esos clics metálicos tan temidos, a los constantes estallidos y zumbidos que atravesaban repentinamente las calles de mi barrio. Al otro día ni una sola palabra acerca de la larga noche.

Entre la tentación de preguntar o decir y la necesidad de callar, o bajar la voz hasta que fuera un leve susurro, era donde venía a mi mente esta escena comúnmente hospitalaria, médicos de un lado a otro, camillas, urgencias, enfermeras, taquillas, salas de espera y en ella, aquella infaltable imagen en la pared, o en la entrada de un pasillo, que decía “silencio” con la imagen de una delgada enfermera.

Esta imagen anuncia que algo sucede al interior y se requiere que no sea perturbado. Y en mi caso, es ese interior del barrio, uno con nombre de santo y equipo de grandes ligas, ese que estaba en lo más alto, también ocupando “altos estándares”, pero, de la guerra, el micro tráfico, las extorsiones, y los grupos armados. Allí, una mujer de grandes labios y piel oscura, una enfermera en casa, ya retirada, de la que se aprovecharon heridos de cada bando, decía: “mijo, calladitos”.

Poco ha cambiado todo desde aquel entonces, el silencio sigue siendo esa cortante orden reforzada por imágenes mucho menos amables que una delgada enfermera. Aquí lo que es y no es permanece incierto, lo legal y lo ilegal diluyen sus fronteras en un caos donde no se sabe quién dicta o quien manda, lo claro son las diferencias entre el rico y el pobre, el estado y el pueblo, el armado y el “débil”, el que puede y el que no, esto deja líneas y fronteras invisibles impuestas en diversas magnitudes y sectores.

Empecé a entender las dinámicas del barrio, a navegar en ese mar de zozobra y a saber cómo moverme con cautela, a nadar como nadan las “truchas” y a brincar como brincan las “liebres”, aprendí a traspasar sus fronteras, a romper sus silencios impuestos, con color, con imágenes y escritos que hoy perduran en sus callejones, en sus muros, en sus “zonas”.

Es entonces el lenguaje visual una herramienta tan importante para educar, para ejercer presión, que finalmente puede ser la mejor arma para callar a los que trafican miedos en medio del silencio y desde mi gráfica, aunque se disfrace en ocasiones de sátira, pretendo meterme en todos los niveles sociales y presentar para el que quiera escuchar y ver la historias de la sociedad.

Son bienvenidos pues a Medellín, una ciudad donde nadie ve, pocos escuchan y tampoco dicen.

Johnny Correa. Medellín, Septiembre de 2014

 

JOHNNY CORREA

Itagüí, Antioquia, Colombia, 1984

Licenciado en artes plásticas de la Universidad de Antioquia (2014)

Algunas exposiciones:

Exposición individual Dosis Informativa, Ácidos en la Galería de arte contemporáneo Paul Bardwell del Centro Colombo Americano de la ciudad de Medellín, 2013. Lab 36/ Historia del arte, Centro Colombo Americano de la ciudad de Medellín, 2013. Bus de la Noviolencia, rutas de la memoria, bus galería móvil, Medellín, 2013. Lab 35/ Prevención del delito, Centro Colombo Americano de la ciudad de Medellín, 2012. Lab 34/ Constructores de paz Medellín: Memoria y Sostenibilidad, Centro Colombo Americano de la ciudad de Medellín, 2012.  42 Salón Nacional de Artistas, extensiones curatoriales de la ciudad de Barranquilla, 2010. Exposición Obra gráfica de Veintiún estudiantes, Sala de exposiciones de la Biblioteca central, Universidad de Antioquia, 2009. 13 Salón Regional De Artistas, Curaduría Inversiones Arte Intercambios Transacciones, con el colectivo “Lengüita Producciones”, 2009. Colaboración Del Colectivo “Lengüita Producciones” con el artista Santiago Vélez para la X Bienal de Bogotá “Confluencias”, 2009.

 


El ciclo de exposiciones 2014 – 2015, se enfoca en exposiciones individuales de artistas que están comenzando sus carreras. Su objetivo es ser una plataforma para nuevas formas de conocimiento desde el arte además de introducir a estos jóvenes artistas al mundo profesional del arte apoyándolos en la construcción de su hoja de vida, portafolio, diseño en el espacio, puesta en escena, entre otros. La característica espacial del Ateneo se convierte en el elemento unificador del ciclo, esta vez, será el color el hilo conductor, usando colores pastel de la cartulina bristol: verde, rosado, azul y amarillo.

Curaduría: Adriana Ríos Monsalve

Diseño gráfico: Juan Sebastián Carvajal


 

< ANTERIOR        –         SIGUIENTE >